sábado, 4 de agosto de 2018

El Sacerdocio, expresión del amor del Corazón de Jesús


Merece una mención especial este acontecimiento hoy, por la simple razón que transitamos este mes en el que se conmemora al Santo Cura de Ars, mas precisamente hoy 4 de agosto.
El llamado  que recibió con entusiasmo y dedicación San Juan María Vianney, se repite nuevamente en los hombres de estos tiempos con total actualidad.
 Este Santo varón como sacerdote, supo entregarse por completo y con especial atención a la parroquia a la que fue destinado siendo uno de los directores espirituales más buscados de su tiempo. No sólo esto, es el Santo patrono de los Sacerdotes y especialmente de los Párrocos. Uno de los modelos que tomó en su vida nuestro querido San José Gabriel del Rosario Brochero, sacerdote cordobés que hizo su labor en la actual Diócesis de Cruz del Eje.  

Y esto a qué viene? para que podamos ver cómo el Señor actualiza constantemente el llamado de sus hijos en nuestra tierra, nos entregó a uno de los nuestros para el servicio sacerdotal. Hace apenas unos días atrás, ordenaron sacerdote uno de nuestros queridos diáconos transitorios: Roberto Ochoa.
 En nuestras redes sociales se multiplicaron los saludos y algarabía por tal acontecimiento. La cobertura de la misa de ordenación la podemos escuchar hoy en todas nuestras redes sociales. Estuvieron presentes todos los sacerdotes de la Prelatura y Diócesis de Salta Y Tucumán, familia, feligreses y amigos. También lo acompañaron sus compañeros de seminario y los diáconos de  la prelatura. En una Iglesia colmada, el entonces Diácono Roberto Ochoa sería ordenado presbítero por nuestro querido pastor Mons. José Demetrio Jiménez, Obispo Prelado de Cafayate.

 Si nos preguntamos por qué le dedicamos especial Interés,nuestra respuesta será simple:  un Sacerdote como decía San Juan María Vianney es la expresión del Corazón e Jesús.
 
El actual Padre Roberto Ochoa es oriundo de la Parroquia de Santa María, cuya patrona es Nuestra Señora de la Candelaria a quien le tiene especial devoción. Hijo de Don Hilario Abrahán Ochoa y Doña María Luisa Arnedo siendo sus hermanos Mónica del Valle, Roque Rodolfo y Analía Silvana.

 Algunos podrán decir que su vocación está dentro de un fenómeno actual, al que se le identificó como "vocaciones tardías", pero que a nosotros nos gusta decir que son vocaciones de tiempos difíciles. Al igual que otras, son llamadas a dar fruto en contextos de poca aceptación de una expresión religiosa coherente, cuando todo desalienta a lahora de tomar un camino como el que exige una vida dedicada a la atención del rebaño del Señor. Podremos decir entonces, que no importa la edad en la que Dios llama, sino en la prontitud de la respuesta ante Su insistencia amorosa. Realidad que veremos reflejada en el Padre Roberto.

 Debió iniciar a la edad de 33 años, su formación fue completándose a medida que pasó  por el Seminario Metropolitano de Salta donde cursó los estudios filosóficos entre los años 2008 y 2012. Luego continuó en los años 2013 y 2016 cuando abordó  los estudios teológicos en el Seminario Metropolitano de Tucumán: Nuestra Señora de Las Mercedes y San José. 

Como es de nuestro conocimiento el trayecto formativo del Sacerdote implica además de intenso estudio y preparación espiritual, los pasos que corresponden al servicio de la iglesia. Es así que fue recibiendo las órdenes menores de: Admisión, Lectorado, Acolitado y el 16 de diciembre de 2017 sería ordenado Diácono transitorio.
Desde el año 2017 en que recibió su primer destino en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Cafayate  se despeña allí, con esmero y dedicación.

Una vocación como es el llamado al Sacerdocio, comparte con las otras formas de consagración un trayecto común, al que se le llama discernimiento y este es tanto personal, como familiar, parroquial y finalmente diocesano.  El Padre Roberto durante las palabras finales de su alocución en la misa de su ordenación nos  insistía en lo agradecido que estaba de su padres y hermanos , haciéndose notar cuán importante es el papel de la primera comunidad a la que se encuentra expuesto este llamado a servir:  la Familia, al que le seguirá la parroquia en definitiva la diócesis.


De manera franca y clara nos habló en la homilía Mons. José Demetrio Jiménez, del don del sacerdocio, en la misa de la ordenación Sacerdotal del P. Roberto el 27 de Julio de 2018, en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Candelaria. en  Santa María Catamarca.  Dejamos el Linck para escucharlo: Homilia completa



En este contexto y a modo de resumen de esta celebrada y querida vocación compartimos parte de los textos que acompaña la vida del P. Roberto Ochoa : 


«“Dios eligió lo necio del mundo, para confundir a los sabios, lo débil, para avergonzar lo que es fuerte, lo que el mundo desprecia y no cuenta para anular lo que vale… de modo que no me gloríe sino en el Señor” (cf. 1 Cor 1, 27-31). La paciencia, el esfuerzo, la voluntad, la humildad, el reconocimiento de Dios en los más débiles y tantos valores y cosas que Dios pone en nuestro camino nos ayudan a seguir luchando a pesar de nuestras dificultades, de nuestros errores y limitaciones. “Todo lo puedo en Aquel que me conforta”. Reconocer a Dios en los pobres, en los lisiados, en los que no tienen voz y dejarse llevar por los caminos de Jesús, te hace mirar hacia abajo para levantarlos y mirar hacia arriba para ofrecerlos a Dios. No te olvides de tus raíces, de tu cultura, de tu pueblo. Es desde allí de donde Dios te elige y te envía para ser su testigo, para consolar el dolor de sus hijos. Para los que no se deciden aún a optar por el camino de Dios, les digo: No tengan miedo a entregarse y vivir solo de lo que Él pone en tu camino, lo que Él te da, sin pretender grandezas o que reconozcan lo que haces. Pon el corazón en cada cosa que hagas y ofrécelas a él y tendrás la alegría plena. Como humano que somos nos está permitido equivocarnos pero no quedarnos en el error. Anímate a ser diferente. Dios Siempre está contigo».


 CDCS- Prelatura de Cafayate Bloggs.